MICROMECENAZGO DE LA NOVELA “EL BILLETE DORADO”


El acoso escolar tratado en forma de una divertida y apasionante novela de aventuras…

GENERALIDADES

¿Novela histórica? Por supuesto. Pero, ¿no habíamos quedado que era una mezcla de ciencia ficción y de aventuras? En la novela El billete dorado se conjugan varios géneros de forma magistral para dar respuesta a las personas que se ven envueltas en una situación de acoso. Te emocionará, te hará reír, te sorprenderá con sus inesperados giros argumentales y te atrapará de tal modo que no podrás dejar de leer hasta llegar a la última página.

+

Clic en la imagen para ir a la web de crowdfunding


¿QUIÉNES?

Tandaia es una editorial con voluntad de cambio, de dar la alternativa a autores. Porque consideramos al lector parte fundamental del proces, te planteamos que colabores en el proceso, participando en el micromecenazgo (crowdfunding) de El Billete Dorado.

+

+

Miguel Ángel VicianaNacido en Almería en 1959, es doctor en Filología Hispánica y trabaja actualmente como profesor de instituto. Su producción como escritor es amplia y variada e incluye la poesía, el ensayo, la novela y el relato, aparte de algunas publicaciones de carácter educativo. Ya antes de escribir El billete dorado, había demostrado su destreza en la recreación de acontecimientos y ambientes históricos. Ejemplos de ello son los relatos «La Rebeca» (basado en un hecho real y situado en la construcción de los refugios antiaéreos de Almería) o «La leyenda de Basti» (relato juvenil situado en la época de los íberos).

Para conocer al autor en su faceta de profesor, se puede visitar la web Gran Orator ; en su faceta de aficionado a la astronomía en la web Nombres del Universo  y en la de escritor en la web Miguel Ángel Viciana .

+

¿POR QUÉ?

Y por aquí una muestra de lo que encontraréis en sus páginas:

«No hubo tiempo de sentir miedo. Al salir del túnel, el tren recuperó la normalidad. La niebla había desaparecido y se habían encendido las luces. La única diferencia era que el traqueteo del tren, que apenas se notaba habitualmente, ahora semejaba al de un tren antiguo. El tren disminuyó la marcha hasta detenerse en una parada.

+

Poco después de la invasión alemana de París, comenzaron las redadas contra los judíos

—¡Mirad! —gritó Pedro.

—¡Están rodando una película! —subrayó Ana, su novia.
No era una parada normal, sino un apeadero en el que destacaba un edificio con tejas grises. Por las ventanas de la derecha observamos varios soldados alemanes de la Segunda Guerra Mundial, algunos de los cuales llevaban perros en actitud vigilante. También había algunos civiles que vestían con trajes de la misma época. Reparé en que las telas de los vestidos estaban peor planchadas de lo habitual. Pensé que el director de la película habría exigido que, para mayor realismo, se utilizasen tejidos originales.

Por la ventana de la izquierda contemplamos los típicos vagones de ganado que transportaban judíos a los campos de concentración. De algunas estrechas ranuras salían también las típicas manos de los judíos, lo único que indicaba que dentro había seres humanos.

Una mano femenina tiró un papel doblado cuidadosamente. Un ferroviario lo recogió y, disimuladamente, lo introdujo en su bolsillo. Supongo que se trataría de un mensaje para algún familiar.

Intenté descubrir dónde se hallaban situadas las cámaras del rodaje sin conseguirlo. No se distinguía tampoco la parafernalia habitual de los rodajes. Algún compañero quiso hacer alguna fotografía con su móvil, pero no le funcionaba. Nuestro tren se puso en marcha de nuevo.

Me entró un gran sopor y me dormí. Me desperté al disminuir la marcha del tren. Mi mente registraba imágenes, olores y ruidos que era incapaz de procesar. A mi lado estaba sentado David con la cabeza inclinada. Me pareció muy agobiado. Abrieron la puerta del vagón con energía. Entró un oficial alemán seguido de un soldado armado con una metralleta. En sus gorras destacaba una pequeña calavera.

—¡Heil Hitler! —me saludaron estirando enérgicamente el brazo con la palma abierta hacia abajo»

+

Aspecto de la vida cotidiana de París que aparece en la novela El Billete Dorado

¿CÓMO?

Para arrancar el proyecto nos hemos fijado como objetivo 880€; esta es la cantidad que recaudaríamos si alrededor de cincuenta mecenas se hiciesen, cada cual, con un ejemplar de esta primera edición.

  • Teniendo acceso a las galeradas de edición.
  • Recibiendo un ejemplar semanas antes de la salida al mercado de la obra.
  • Si bien, también podrías ver tu nombre en los agradecimientos aportando un poco más.

Los fondos recaudados, se utilizarán como ayuda para sacar adelante esta primera edición de El billete dorado que saldría después a la venta.


ADEMÁS…

Puedes difundir esta campaña (facebook, twitter, blogger, boca-oreja… ) para que alcancemos nuestra meta y Miguel Ángel Viciana vea publicada su obra.

Gracias por vuestro tiempo.

+