Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

LA NASA Y EL PODER DE LAS PLANTAS

La agencia espacial comprobó en la Biocasa que las plantas limpiaban espacios contaminados. El objetivo inicial era hacer saludable la vida a los astronautas mientras vivían en las naves espaciales; el resultado es aplicable  a los domicilios de los particulares y los lugares de trabajo. El encargado de la investigación, B.C. Wolverton, se convirtió con estos estudios en un pionero de la fitorremediación del aire.

Entre las tareas de los tres tripulantes del Skylab, una de las primeras estaciones espaciales estadounidenses, estaba realizar una serie de experimentos científicos y médicos. La misión Skylab III constaba de tres tripulantes y durante el acoplamiento de su nave a la estación espacial surgieron problemas que hicieron pensar en el centro de control de la NASA que habría que ir a rescatarlos. Tal fue así, que se preparó una nave Apolo para traerlos a la Tierra. Finalmente no fue necesario, transcurriendo el resto de la misión con normalidad. Lo que nadie podía imaginar es que el peligro procedía del interior de la estación espacial. Los análisis del aire mostraron que durante los dos meses  que los astronautas permanecieron en la estación espacial habían respirado 107 productos químicos orgánicos volátiles (COVs).

Este fue el punto de partida para que los COVs fueran objetos de numerosos estudios. En 1989 la EPA presentó un informe al Congreso de EEUU en el que se había contabilizado en los edificios públicos más de 900 COVs, algunos de ellos realmente peligrosos para la salud. Los COVs se convirtieron desde entonces en uno de los grandes problemas para los organismos encargados de velar por las condiciones de trabajo y de la sanidad. Es así como surgieron términos ahora habituales como «contaminación interior», «edificio enfermo» e «higiene ambiental».

La NASA, percatándose de la amenaza que suponían los COVs para la colonización del espacio, construyó una Biocasa experimental. La Biocasa tenía capacidad para una persona y estaba cerrada herméticamente para aprovechar al máximo el aire y la energía. Además se incorporaron diversos medidores (espectrógrafos, cromatógrafos, etc). Estos medidores constataron lo que era evidente para los científicos que entraban en la Biocasa. Al poco tiempo de permanecer en su interior padecían algunos síntomas característicos del «síndrome del edificio enfermo», a saber, picor en los ojos y molestias respiratorias que indicaban una importante contaminación.

BioHome-Fitorremediación

Los estudios de Wolverton se fueron perfilando en años sucesivos en colaboración con el centro John C. Stennis Space Center con el objetivo evaluar los beneficios de las plantas en futuros asentamientos en la Luna o en Marte o en la Estación Espacial Internacional (ISS). Otros estudios realizados en diferentes países y por investigadores independientes han confirmado que las plantas, además de transformar el CO2 en oxígeno, tienen el poder de fitorremediación para absorber sustancias peligrosas.

Los compuestos volátiles se respiran con el aire de los lugares de trabajo y de las mismas casas. Proceden de los muebles, las pinturas, los pegamentos, las lacas, las moquetas, las impresoras, las fotocopiadoras, los barnices, el humo del tabaco, etc. Cuando alguien se pinta las uñas o utiliza cualquier producto de limpieza probablemente esté respirando productos químicos COVs. Algunas de los COVs más problemáticos son el benceno, el xileno, el tricloroetileno, el tolueno y el formaldehído.

 

PRODUCTO

INGREDIENTE

EFECTO

Limpiadores domésticos

Polvos y limpiadores abrasivos Fosfato de sodio, amoníaco, etanol

Corrosivos, tóxicos e irritantes

Limpiadores con amoniaco

Amoníaco, etanol

Corrosivos, tóxicos e irritantes

Blanqueadores

Hidróxido de sodio, hidróxido de potasio, peróxido de hidrógeno, hipoclorito de sodio o calcio

Tóxicos y corrosivos

Desinfectantes

Etilen y metilen glicol, hipoclorito de sodio

Tóxicos y corrosivos

Desatascadores

Hidróxido de sodio, hidróxido de potasio, hipoclorito de sodio, ácido clorhídrico, destilados de petróleo

Extremadamente corrosivos y tóxicos

Pulidores de pisos y muebles

Amoníaco, dietilenglicol, destilados de petróleo, nitrobenceno, nafta y fenoles

Inflamables y tóxicos

Limpiadores y pulidores de metales

Tiourea y ácido sulfúrico

Corrosivos y tóxicos

Limpiadores de hornos

Hidróxido de potasio, hidróxido de sodio, amoníaco

Corrosivos y tóxicos

Limpiadores de inodoros

Ácido oxálico, ácido muriático, para diclorobenceno e hipoclorito de sodio

Corrosivos, tóxicos e irritantes

Limpiadores de alfombras

Naftaleno, percloroetileno, ácido oxálico y dietilenglicol

Corrosivos, tóxicos e irritantes

Productos en aerosol

Hidrocarburos. Inflamables

Tóxicos e irritantes

Pesticidas y repelentes de insectos

Organofosfatos, carbamatos y piretinas

Tóxicos y venenosos

Adhesivos

Hidrocarburos

Inflamables e irritantes

 

Todas estas sustancias son capaces de provocar enfermedades graves en los seres humanos como cáncer, asma, y trastornos neurológicos y reproductivos. La Organización Mundial de la Salud ha alertado que la contaminación interior en muchas ocasiones es superior a la del exterior de los edificios. Hay que tener en cuenta que en los países desarrollados las personas llegan a permanecer en espacios cerrados el 90% de su tiempo. Fatiga, dolor de cabeza, nerviosismo, sequedad en los ojos, irritación en la nariz y en la garganta, congestión, etc., son síntomas típicos de los edificios enfermos. La OMS estimaba en el año 2002 que 1,6 millones de personas morían por permanecer en espacios cerrados contaminados. Por supuesto, la contaminación interior es una de las causas de las bajas laborales y del fracaso escolar. Tanto es así que la higiene ambiental se ha convertido en uno de los grandes problemas de salud que afrontan los gobiernos de todo el mundo. La solución a la contaminación pasa por tomar medidas simples como airear frecuentemente los espacios interiores (si no se está en una zona en que haya mucha contaminación exterior) y poner plantas. Bill Wolverton y otros investigadores han determinado qué plantas de interior actúan mejor como biofiltros.3. limpieza

En líneas generales se deben colocar en los interiores varias plantas diferentes de hoja larga. Algunas de estaS plantas son el aloe vera, que absorbe el formol; la dracaena, el formaldehído; el crisantemo, el benceno, etc. Reducen el xileno y el tolueno las arecas, las orquídeas y las palmeras enanas; el benceno, los crisantemos, las cintas y los espatifilos; y el formaldehído los helechos, las cintas y los potos.

poto

Todas estas plantas poseen también la virtud de mantener la humedad del ambiente en porcentajes buenos para la salud y de, a su vez, impedir la aparición del moho. Si se desea más información sobre qué plantas son las adecuadas para los interiores de los lugares de trabajo y de las casas, en el próximo artículo de NOMBRES DEL UNIVERSO se dará un listado.

  Enlaces

 

 

 nasa

 

 

 

PDFS

Interior landscape plants for indoor air pollution abatement. Final report.

Plants and their Microbial Assistants: Nature’s Answer to Earth’s Environmental Pollution Problems